cerebro

cerebro

EL “SEXO SEGURO” ES MEJOR

Imagen cortesía de TeddyBear[Picnic] / FreeDigitalPhotos.net 
Por: Ester Álvarez Guillén

Cada día, muchas personas (jóvenes y no tan jóvenes) dicen cosas como las siguientes:

“A mi no me va a pasar”
“Si eyaculo fuera no hay peligro”
“Yo no me acuesto con cualquiera”
“No me gusta el preservativo porque siento menos”
“Si le pido a mi pareja que usemos protección se va molestar”
“Ponerme el condón me corta el rollo”
“Por una vez no pasa nada”...

Y lo cierto es que, cada día, hay embarazos no deseados y se contagian Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Las razones que dan estas personas, por las que no utilizan medidas preventivas cuando mantienen relaciones sexuales, no son realistas, sino más bien de tipo psicológico, basadas en creencias y actitudes erróneas. En primer lugar, porque a menudo se olvidan de que el embarazo no es la única consecuencia de las prácticas sexuales de riesgo, ya que también están las enfermedades, que son más peligrosas y no se previenen con los métodos hormonales, sino únicamente con métodos barrera como el preservativo.
En segundo lugar, porque todos ¡por igual!, podemos contagiarnos de una ITS (o del VIH), no sólo afectan a determinado tipo de personas (homosexuales, prostitutas, drogadictos...) como algunos pretenden creer.

Por otro lado, no tiene sentido pensar que cuando dos personas están gozando de la penetración, en pleno éxtasis, algo tan fino como un preservativo, vaya a quitar sensibilidad suficiente para notarlo, (¿quién podría discernir en un momento tan placentero si hay condón o no?), quizá se note al principio un poco, pero esa minúscula pérdida bien se puede compensar con la tranquilidad de saber que estamos protegidos, de poder centrarnos únicamente en disfrutar y olvidarnos de que vayamos a coger una enfermedad, o tener que estar preocupados por sacar el pene antes de eyacular, ¿acaso no se pierde más placer así?.

También hay que tener en cuenta que para decidir protegernos es necesario empezar por quererse uno mismo (¡y al otro!) y querer cuidarnos. Sin embargo, muchas personas, sobre todo los jóvenes, tienen una autoestima baja, no son capaces de mostrar lo que desean y lo que no, de hablar con la pareja sexual y negociar las medidas de protección que van a utilizar. Comunicarse y hablar de esto antes de irse a la cama con alguien es primordial, y si él o ella no quiere tomar medidas preventivas debiéramos plantearnos que probablemente habrá mantenido relaciones sexuales de riesgo con otras personas, del mismo modo que las pretende con nosotros.

Sobre las Infecciones de Transmisión Sexual, hay que saber que tienen un período de incubación durante el cual aunque no se sienten síntomas, ni se sabe que se tiene, se puede contagiar a otras personas. Esto ocurre por contacto entre genitales, coito, sexo oral o anal. Existen muchas ITS pero dependiendo del agente causante de la misma, las más frecuentes son:

Causadas por un parásito: Ladillas, Sarna, Tricomoniasis.
Producida por un tipo de hongo: Candidiasis.
Provocadas por virus: Condilomas, Herpes Genital, Hepatitis B.
Originadas por bacterias: Gonorrea, Clamidia, Sífilis.

Los síntomas de estas infecciones son muy variados: pueden aparecer verrugas, erupciones o manchas en los genitales, puede surgir dolor durante la penetración, picor genital, puede haber alteraciones en el flujo vaginal o el semen, escozor al orinar, enrojecimiento o úlceras genitales...

Puesto que algunas de estas infecciones son muy peligrosas, es importante acudir al médico ante cualquier sospecha, y recibir tratamiento cuanto antes.

No debemos olvidarnos tampoco del VIH/SIDA. El Virus de la Inmunodeficiencia Humana se puede transmitir a través de la sangre, el semen, el flujo vaginal o la leche materna. Puedes ser portador del virus durante años sin saberlo, ni presentar ningún síntoma, y contagiar a otras personas. El SIDA es la última etapa de la infección por VIH, cuando el virus acaba con las defensas del cuerpo para combatir las enfermedades. Las prácticas sexuales que mayor riesgo implican son la penetración anal y vaginal sin preservativo.

Por tanto, si se desean mantener relaciones sexuales, sólo se pueden evitar los riesgos de dos formas:

No tener contactos genitales (lo cual no significa que no se puedan mantener ningún tipo de relaciones sexuales, puesto que éstas abarcan mucho más que los genitales, no olvidemos que todo nuestro cuerpo puede proporcionarnos placer, las caricias, los besos, la masturbación también son formas de disfrute sexual mutuo).

La otra opción es utilizar el preservativo (masculino o femenino) u otro tipo de método barrera como las sabanitas de látex.

Es necesario saber “erotizar el preservativo”, es decir, incluirlo en las relaciones sexuales como un ingrediente erótico más, una parte del juego, y no es difícil conseguirlo teniendo en cuenta que existe una gran variedad en el mercado (colores, sabores, formas...).

Por último, sobre el preservativo no hay que olvidar una serie de normas básicas o recomendaciones a seguir (ya que sólo es eficaz si se usa adecuadamente):

Adquirirlo en lugares que garanticen su calidad (farmacias, Centros de Planificación Familiar...).
Comprobar siempre la fecha de caducidad.
Guardarlos alejados del calor.
Si se utiliza con lubricantes, que sean hidrosolubles (con base en agua).
Recordar que los preservativos son de un sólo uso.
Al abrirlo y ponerlo tener cuidado con las uñas.
Para colocarlo apretar suavemente el depósito del semen para sacar el aire y extenderlo con cuidado.
Después de eyacular, y antes de perder la erección, retirarlo suavemente sujetándolo por la base para evitar que quede dentro.

Finalmente todo lo dicho se resume en una sencilla fórmula:
Protección = Tranquilidad = + Disfrute

REGALO: Anota el Código Descuento EA5 y gana un 5% en cualquier compra de la tienda online www.masalladelplacer.com

2 comentarios:

  1. Gracias Ester por tu extenso y correcto documento. Todavía muchas personas no tienen la información clara y en un tema como el SEXO SEGURO es fundamental para poder disfrutar plenamente y sin miedos.

    Un saludo y sigue así.

    ResponderEliminar